TDAH: Tierra de todos y a la vez de nadie.


“Leyendo el artículo “El TDAH no existe y la medicación, no es un tratamiento sino un dopaje” del catedrático español Marino Pérez, autor del libro “Volviendo a la normalidad”, menciona que ningún estudio de neuro-imagen, por más sofisticado que sea, como el MC (Mapeo Cerebral) RM (Resonancia Magnética) o el PET (Tomografía por Emisión de Positrones), detectan o arrojan alguna anormalidad cerebral en estos niños, por lo que no existe ningún “biomarcador” en el cerebro que justifique la medicación como tratamiento.

 Más que negar la existencia del trastorno, el problema principal radica en el desconocimiento, que conlleva en un alto porcentaje, a la concepción equivocada del diagnóstico.

El diagnóstico estándar específica que para el momento que un niño llegue a la edad de 7 años, deben estar presentes al menos 3 características para justificar el trastorno :

Falta de atención, hiperactividad e impulsividad.

De ahí, surgen una serie de cuestionarios que los padres y maestros deben llenar, de acuerdo a sus apreciaciones, con un sinfín de síntomas que “acompañan” al trastorno, que van desde, dificultades de aprendizaje hasta conductas antisociales como desobediencia patológica, oposición desafiante o desafío a la autoridad, mínimo esfuerzo, baja tolerancia a la frustración, cambios en el estado de ánimo y sueño, lo cual, a mi juicio, dichas características nada tienen que ver con la “atención”; más bien ,son conductas de inicio temprano que más tarde podrían desencadenar en otras “patologías” más severas que se manifestarán en la adolescencia o adultez.

Supongo que en más de una ocasión, se han topado, con algún(os) niños que no prestan atención no solo en tareas escolares sino lúdicas o recreativas, que no pueden organizar sus tareas, que pierden sus pertenencias, que se distraen fácilmente con estímulos irrelevantes, que no solo se mueven sino también hablan en exceso, que no pueden esperar su turno, que interrumpen o se inmiscuyen en las actividades de los otros niños, que contestan antes de escuchar la pregunta o las instrucciones, que no obedecen porque no escuchan, son olvidadizos, están en movimiento constante, se trepan por todos lados; por lo que aquí surge la pregunta, existe realmente en estos niños un problema de origen fisiológico???

 

niño volador

Investigadores de la Universidad de Northwestern, proporcionan la evidencia “fisiológica” de la atención; estudiaron los marcadores neuronales específicos de una forma muy temprana de la atención, es decir, la entrada sensorial, una respuesta neurofisiológica que se produce 50 milisegundos después del inicio de un estímulo, por lo que, la calidad de la atención, depende de la capacidad “involuntaria” del cerebro, de suprimir información sensorial irrelevante o inhibir estímulos de percepción consciente. “La distracción” consiste en realidad en fijar la atención en otra cosa.

Los inconvenientes de la “distracción” lo han padecido algunos de los pensadores más creativos de la historia como Proust, Franz Kafka, Charles Darwin, Anton Chejov y muchos otros.

Kafka, dijo alguna una vez: “Necesito la soledad de mi escritura; no “como un ermitaño” sino como un “hombre muerto”.

Darwin, Chejov y Goethe también lamentaron fuertemente la naturaleza de la distracción del ruido.

La atención, no es un mecanismo que actúa por sí solo, intervienen muchas áreas del cerebro, por lo que es difícil determinar cualquier anormalidad que se observe en la conducta y que corresponda a un área específica del cerebro, así que más que basarse en los síntomas, habrá que determinar las causas y correlaciones que están originando el problema.

 En primer lugar, habrá que descartar una serie de factores que afectan considerablemente la calidad de la atención, como deficiencias musculares, visuales, auditivas, psicológicas, emocionales, estructura y dinámica familiar, alimentación, hábitos de sueño y hasta las alergias.

Desde el punto de vista psicológico, se encuentra el interés, el interés constituye la primera etapa de la atención, el cerebro tiene la facultad para dirigir su atención hacia algo concreto, difícilmente el cerebro registrará o guardará en la memoria algo, sin que, previamente le haya despertado el interés. De manera, que, el ser humano tiene la facultad de controlar y disponer “voluntariamente” de este mecanismo y puede prestar atención e interés a lo que quiere. El cerebro no presta atención a cosas aburridas y es triste decirlo pero la mayoría de las clases son sencillamente aburridas. Así es que si su hij@, es capaz de mantener la atención en la TV o videojuegos y no en las tareas que requieren esfuerzo mental, puede estar seguro que su niñ@ no tiene TDAH.

El segundo punto de la atención radica en la FOCALIZACIÓN, esto consiste en fijar toda la atención en un solo aspecto, eliminando otros factores que están presentes y que no son realmente útiles o importantes.

Scarlett-j

 

Puede ser voluntaria o involuntaria, es la también conocida como “atención selectiva”, (comienza a desarrollarse entre los 4 y 7 años), es dirigida por la conciencia y destinada a mantener el foco (se hace el esfuerzo por mantener la atención), es la atención susceptible de ser entrenada, regulando el procesamiento sensorial o los distintos “focos” de atención en función de la demanda de las actividades.

Por otro lado, cuando falla el aprendizaje y la memoria, aún con una férrea voluntad y actitud para lograr mantener la atención, se puede pensar que realmente sea un TDAH?????.

Desde el punto de vista sensorial, es frecuente encontrar síntomas de Déficit de Atención por un deficiente control motriz relacionado con el grado de tensión o retracción de los músculos (tono muscular), ocasionando movimiento constante (hiperactividad), bajo control del impulso, es otro comportamiento asociado a deficiencias de esta naturaleza, que se manifiesta en tomar decisiones muy rápidas, ya que el cansancio y la fatiga ocasionado por funcionar con este proceso físico inadecuado, los obliga a terminar rápido.

 “La capacidad para enfocar la atención comienza con la conciencia y ubicación del propio cuerpo que nos permite controlar nuestros movimientos.”

También una gran mayoría de estos niños son frecuentemente diagnosticados con déficit de atención con o sin hiperactividad cuando presentan bajo contacto visual, es decir, dificultad para mantener la fijación en un objetivo, deficiencias en movimientos oculares, como seguir un objeto en movimiento, o mirar de un objeto a otro, insuficiencia de convergencia (IC) así como también niños con problemas de discriminación auditiva, presentan problemas de atención.

Por lo tanto, lo primero que habrá que tomar en cuenta es evaluar y eliminar o reducir las interferencias que pueden dar un falso diagnóstico, quizá esta es la causa por la que los estudios de imagen o electroencefalográficos no arrojan resultados, a la controversia sobre sí el trastorno existe o no existe, sobre sí el problema es neurobiológico o adquirido, o sí el pronóstico no mejora de manera notoria al comparar sujetos tratados con medicación como no tratados.

No solo como terapeuta sino también como madre, me atrevo a opinar, que el TDAH sí existe, otra cosa es que sea mal diagnosticado, que se debe a una disfunción bioquímica del cerebro; aun así, concuerdo con el autor, que la medicación no es la mejor opción de tratamiento, aunque los defensores opinen que reduce la hiperactividad e impulsividad, una cosa es que el niño se calme y no se mueva y otra es que controle sus impulsos. Existen muchas otras opciones de tratamiento que mejoran o reducen los síntomas sin causar efectos negativos o colaterales. Canalizar la energía hacia un  deporte, el arte, la música así como un ambiente estructurado, orden, disciplina, rutinas, son complemento indispensable para apoyar cualquier intervención.

El desconocimiento sobre las causas multifactoriales que afectan la atención; afirmar que el TDAH no existe, opinar que el fracaso de los padres se llama TDAH, responsabilizar al entorno familiar del comportamiento de los hijos así como discriminar y estigmatizar a estos niños y a sus padres sólo contribuye a empeorar el panorama.

De Isaac Newton, se decía que a los doce años era de los alumnos más mediocres, a los catorce seguía siéndolo y a los dieciséis también, que no estaba motivado, que no prestaba atención, que no ponía empeño, que le faltaba fuerza de voluntad, frases como éstas las he oído a menudo por parte de maestros y de los mismo padres, que desconocen, como no lo supieron nunca los señores Newton (ni yo tampoco) que detrás de un problema de este tipo, existen diversas causas y es tarea de cada maestro y de cada especialista en atención a niños encontrarlas, antes de condenarlos no solo al fracaso escolar sino a las consecuencias sociales que los marcará para el resto de sus vidas.

Anuncios

2 pensamientos en “TDAH: Tierra de todos y a la vez de nadie.

    • Muchas gracias por compartir, es necesaria la difusión para que llegue a muchos padres atribulados. Excelente su página y el trabajo que realizan. He visto que en España están muy avanzados en la Optometría Funcional, ¡enhorabuena! . Saludos Cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s