Habilidades Cognitivas y Visión


En la permanente búsqueda sobre el tema que me preocupa, ocupa y apasiona como son las  Dificultades de Aprendizaje, he encontrado en infinidad de ocasiones, aseveraciones como la siguiente:

 “Pero ¡cuidado!, con semiprofesionistas que proponen remedios rápidos ¡cuidado con los charlatanes! que prometen con ejercicios y la práctica de la percepción visual, que los problemas para la lectura se curarán o disminuirán.Ejercicios visuales o de organización neurológica (lateralidad, equilibrio, percepción) son con frecuencia incompletos, crean un falso sentido de seguridad que puede retrasar o impedir la verdadera enseñanza o terapia correctiva. Ponencia presentada en la Asociación Norteamericana de Oftalmólogos y Estrabistas (7 de Mayo, 1981). “

En entradas anteriores, se ha mencionado que el éxito de cualquier tratamiento consiste en un buen diagnóstico.  Los beneficios de cualquier terapia radica en la adecuada detección de problemas básicos.  Sí a un enfermo le recetan cierto antibiótico que no es para su problema, no podemos decir que al antibiótico no sirve, la falla está en determinar lo que el paciente necesita. Y puedo afirmar que la Terapia Visual-Cognitiva  tiene éxito si se aplica correctamente.

Los niños que cursan con  problemas para aprender generalmente no presentan un solo déficit, ya que la mayoría de los casos de DA se deben a alteraciones neurofuncionales, esto significa, que su sistema nervioso central no recibe, no organiza, no almacena y no procesa la información que recibe a través de los sentidos como debiera.

Partiendo de este punto,  las alteraciones pueden ser motoras, visuales, auditivas,  de lenguaje, de procesamiento o una combinación de todas ellas, por lo que en muchas ocasiones es necesaria la intervención interdisciplinaria, es por esto que sí solo atendemos la parte visual sin tomar en cuenta otras dificultades que presente el niñ@, aunque siempre obtendremos resultados, en algunas ocasiones no será lo  suficiente.

Cuando tratamos anomalías de la visión binocular como disfunciones oculomotoras, acomodativas o de vergencias,  atendemos  solo una parte del problema, pero otra,  y muy importante, es analizar la forma en que procesamos la información captada por la visión.

En el procesamiento de la información intervienen habilidades cognitivas como  Atención, Memoria, Razonamiento, Habilidades Visoespaciales y Lenguaje  que nos permiten recibir, organizar, comprender y recordar la información que recibimos a través de nuestros sentidos por lo que,  definitivamente, sin ellas,  no podríamos aprender. En esta entrada se analizará el papel y la importancia de la visión en la regulación de la atención y la memoria  y cómo pueden ser entrenadas.

Quién más ha investigado sobre el funcionamiento de la atención es el Dr. Michel Posner, de la Universidad de Oregon, quien ha dedicado más de cinco décadas a la investigación de la misma, en su teoría de las Redes Atencionales explica que no hay un circuito en el cerebro especialmente dedicado a la atención, que la atención es procesada por distintas áreas del cerebro pero que están íntimamente relacionadas, de ahí su clasificación en “atención ejecutiva”, “selectiva”, “sostenida” y “dividida”, lo cual es necesario conocer cómo funcionan para poder entrenarlas.

Él dice que la alerta y la orientación son dos aspectos de la atención, la red de alerta, monitorea el ambiente sensorial, siempre atenta a cualquier actividad inusual, constituye el nivel general de atención que le presta al mundo nuestro cerebro, es lo que se llama “atención ejecutiva”,  también se puede orientar la  atención a los estímulos relevantes sin prestar atención a otros distractores, esto es la “atención selectiva”,  a la capacidad de mantener con la misma intensidad el esfuerzo atencional durante un periodo de tiempo es la “atención sostenida” y “atención dividida” es cuando el sujeto debe responder simultáneamente a un doble estímulo poniendo en marcha una doble activación.

La atención visual es la modalidad mayormente investigada, el interés por su estudio no ha sido sólo teórico sino también desde el punto de vista clínico, ya que muchas lesiones tienen efecto en la orientación visual en el espacio. Un caso muy representativo es el síndrome denominado “negligencia atencional” en el cual los pacientes ignoran y no atienden al hemicampo visual contralateral a la lesión que presentan generalmente en el hemisferio derecho, lo cual los hace incapaces de orientar selectivamente su atención hacia el hemicampo visual izquierdo. En la esquizofrenia también han sido reportados casos de déficit de atención selectiva.

La orientación de la atención reside en dos áreas del lóbulo parietal y también en campos visuales frontales y áreas corticales, todas trabajan juntas para orquestar suavemente las transiciones.

Es por esto, que la visión juega un papel muy importante en la atención selectiva, ya que implica orientar los movimientos de cabeza y movimientos oculares hacia un lugar, objeto o parte de un objeto, es decir, “donde pongo el ojo, voy”.

Así mismo,  en el procesamiento de la información, hay personas que concentran su atención a los elementos focales en  el contexto de una escena visual más que en los fondos, de modo que sus percepciones son más débiles, estas diferencias pueden afectar la manera de percibir una clase o determinada presentación.

Hay muchas actividades como juegos y ejercicios que pueden mejorar la orientación de la atención mediante el contacto visual y el uso de lentes y prismas para  equilibrar la atención de los objetos de primer plano en relación con el fondo.

 Algunos ejemplos de actividades para entrenar la atención visual.

objetos-intrusos-lamina

 Atención Sostenida

 

Imagen2

 Atención Selectiva

 Imagen1.png colores

Atención Dividida

Otra habilidad vinculada con la visión es la  Memoria, Ya lo decía Platón: “Aprender, es recordar”,  y aunque la memoria no es el mejor método para un aprendizaje eficaz, es indispensable para la realización de ciertas tareas.

La memoria está muy relacionada a la atención, (y con el interés), recordamos solo aquello a lo que prestamos atención y a su vez, la memoria ejerce una poderosa influencia sobre las cosas que atendemos, es decir, utilizamos las experiencias previas para predecir hacia dónde dirigir nuestra atención.

La memoria se puede catalogar como: sensorial (muy potente, pero permanece apenas un segundo), a corto plazo u operativa (permite manejar información durante unos segundos, como almacenar un número telefónico desde que no lo dictan hasta que lo marcamos) y la memoria a largo plazo (suele ser casi permanente, pero no permanece estática ya que se va modificando según el aprendizaje y la experiencia).

La memoria se auxilia de tres entradas, auditiva, visual y ejecutiva la cual  rastrea todas las actividades de la memoria operativa.

Confusio decía: “Olvidamos lo que escuchamos, recordamos lo que vemos y aprendemos lo que hacemos”.

Por lo tanto la memoria visual es una poderosa herramienta que nos permite recordar mentalmente un objeto, una palabra, una imagen o la secuencia de letras, palabras o símbolos en el mismo orden que fueron vistos.  Ya lo dice el dicho: “Una imagen dice más que mil palabras”.

Según George Miller, psicólogo americano, autor del libro “El  número mágico 7, más menos 2”, nos dice que el cerebro humano tiene una capacidad de almacenamiento limitada, ya que no puede retener más de 7 unidades , mas menos 2, o sea entre 5 y 9.

Sin embargo  con el entrenamiento de la memoria visual secuencial, el 7 perdió su magia, ya que la memoria visual es un excelente sistema de recuperación, y es más fácil que podamos recordar más de 7 estímulos estableciendo paquetes de información o “bloques visuales”, ya sea si les damos un nuevo orden o los agrupamos en unidades con sentido. Por ejemplo: Intenta recordar cada uno de estos dígitos:

9 7 4 1 1 4 9 2 1 9 4 5

Estos números serán más fáciles de recordar si los agrupamos: 9741, 1492, 1945 y los asociamos con fechas significativas ya sean históricas o personales: el primero te lo grabas de memoria (o lo asocias con alguna experiencia personal), el segundo lo asocias con el descubrimiento de América y el tercero con el fin de la 2ª Guerra Mundial.

Este es un ejemplo hecho a la medida, pero en la terapia hemos logrado que los niños memoricen hasta 20 imágenes y que permanezcan en su memoria por varias semanas.

Cómo puedes ver, el poder del entrenamiento puede expandir nuestros límites más allá de lo imaginado. Eso sí, poniendo el ojo  donde ponemos la bala, con creatividad  y con esfuerzo y constancia.

Gracias por tu atención.

 Próxima entrada: Habilidades Visoespaciales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s